BellezaModa capilar

Colores en movimiento

Flequillos con flash, luminosidad interna, mechas arriesgadas y coloridas son las técnicas recomendadas para otorgarle glamour y soltura al corte. Examinar la figura del pelo, su textura y forma es la labor que el colorista debe emprender para alcanzar estilos únicos y vanguardistas.

El maestro de color, Ricardo Sanda reafirma su calidad docente en esta nota en la que brinda muchas tips esenciales ejemplos imprescindibles.

Ver, sentir y oír. Cada nuevo trabajo es un sinfín de desafíos tanto para el cortador como para el colorista. Esto les demanda, claro está, profesionalismo y creatividad. O, como lo sintetiza Ricardo Sanda: ver, sentir y oír.

En primer lugar se debe observar la figura del cliente. Luego evaluar cuál será el corte que se adapte a la totalidad y por último, darle un toque de color para romper la homogeneidad e iluminar los rincones más bonitos.

“El diseño del corte demanda color para realzar el mismo corte”, afirma Sanda. Y aunque a esta áltura ésa sea una verdad de Perogullo no está de más insistir con ella.

“La función de las múltiples gamas es brindar focos de atención y piscaz de luz a flequillos, puntas o en el interior del cabello con la finalidad de lograr que cortes ya vistos sean diferentes, particulares y personalizados”, agrega Sanda.

Tal como se aprecia en estas pocas líneas, el color puede ser una pizca de luz o el protagonista absoluto en el servicio de peluquería. Pero eso sí, nunca debe fallar porque, como todos sabemos, hoy ya se constituye en el ropaje del cabello.

Cortes Tonalizados

Es tan simple como reavivar cortes y melenas mediante la exacta fusión de las formas, el color y el volumen. Y también tan complejo como eso.

Gamas, tonos y paletas recorren los pinceles de los coloristas y logran realizar estilos enteros, cortos y desmechados.

El maestro Ricardo Sanda invita desde esta nota a repensar la unión del corte y el color.

Por María Sol Abichain

Tips del color

Por Ricardo Sanda

Acentuar aquello que vale la pena y fundir matices con pinceles y paletas. Por supuesto que hay que conocer cuáles son las herramientas, técnicas y secretos para lograr que cabelleras enteras o degradé tengan estilo.

Flequillos enteros. Deben poseer una iluminación interna. Aquí, la técnica recomendada es Flash. Se alcanza pasando las puntas de un peine con una pizca de colorante por el pelo para crear un efecto rallador.

Cabellos enteros. Para romper la homogeneidad de estos cortes es ideal un desgaste en las puntas e iluminaciones. Para lograrlo se debe separar el pelo en capas de 20 cm y aplicar un tono dos (2) veces más claro del color base hasta la mitad de la cabeza. En la parte superior, con la cola del peine se debe realizar un rayado con el mismo volumen que las puntas. La finalidad es romper con las divisiones abruptas y otorgar claridad al corte entero.

Cabello rebajado. Dar efecto de luz para lograr un efecto de cabello al viento. Esto se logra cuando se toman 15 centímetros de la última capa y se aplica un tono 5. Luego se toma otra capa de 10 centímetros y se aplica un tono 7. Por último, una capa de 5 centímetros con un tono 9. El cabello se va iluminando a medida que va subiendo. Es un degradé de color de claro a oscuro.

6 Ejemplo 6 explicaciones

Aquí Ricardo Sanda propone analizar cada trabajo y explorar cuáles son las técnicas en cada caso.

1. Fondo negro: Flequillo con puntas vivas en dorado que salen de un punto a la izquierda a la altura de la oreja y se desplaza hacia la derecha. El flequillo está decolorado en un solo bloque hasta alcanzar una altura de tonalidad 7 rubio y luego posee un 734 rubio dorado cobrizo. La finalidad del color es crear dos bloques diferenciados y resaltar la zona del flequillo sobre la

trasera.

 

 

 

 

2. La base es oscuro caoba: Flequillo rojo trabajado a peine previamente decolorado. El efecto del rojo quiebra la
uniformidad del color. Sin su presencia, el corte hubiese quedado muy “duro”.

 

 

 

 

 

 

3. Degradé: Este corte sigue las últimas tendencias de ondas y rulos en degradé. Posee un color de fondo 66.44 rojo muy intenso con iluminación interior 77.44 en un rojo más claro. La iluminación fue previamente decolorada para aumentar el efecto. En este tipo de cortes es importante la iluminación interior como efecto de luz para quebrar la uniformidad del color.

 

 

4. Dos bloques bien diferenciados: Frontal, lateral y cúspide rubio claro y una iluminación a peine dos tonos más clara. Posee los laterales largos y las puntas vivas fucsia. En la nuca y el largo posterior lleva una marrón suavemente cálido (5.73 castaño claro marrón dorado). El corte es importante sobre la frente porque al estar iluminado pierde rigidez.

 

 

 

 

5. Degrade con ondas y rulos realzado por un color de fondo: Un marrón cálido, con iluminación dos tonos más claras que el color de fondo logrado por bandas térmicas y polvo decolorante. Una vez alcanzado el fondo de decoloración en la iluminación se emulsionó el color en toda la masa del cabello.

6. Corte recto: Fiel al estilo Vidal Sassoom. El flequillo está iluminado a peine con un color caoba suavemente rojizo. Esto no solamente quita la rigidez del corte sino que ilumina la mirada. Cúspide, laterales y nuca, caoba oscuro.

Deja un comentario